martes, 6 de septiembre de 2016

Fitoterapia y salud






Fitoterapia y salud
Fórmulas de Fitoterapia para solucionar esos pequeños problemas de salud que no requieren una intervención química


Seguramente habrás sufrido pequeños problemas de salud a los que no habrás sabido cómo enfrentarte sin recurrir a la medicina convencional, pero afortunadamente, cada vez más  personas reconocen los beneficios de utilizar una medicina natural y optan por la Fitoterapia para solucionar sus pequeños problemas de salud.

La Fitoterapia engloba el empleo de plantas medicinales o complementos creados a partir de ellas (cápsulas, extractos, aceites, etc.) para sanar de forma natural diferentes afecciones comunes. La palabra Fitoterapia proviene de dos palabras griegas y significa “Curarse con las plantas” Se trata de una práctica milenaria enriquecida a través de innumerables generaciones y que resulta muy útil como tratamiento preventivo pero también curativo.


Desde la antigüedad los diferentes pueblos de la tierra aprendieron a conocer las propiedades terapéuticas de  plantas, bayas y raíces y como solucionar sus enfermedades aplicando unas u otras. Vale la pena aprovechar esta sabiduría y darle a tu organismo un medio natural para curarse cuando el problema no resiste gravedad.


Aquí tienes unos sencillos remedios de eficacia comprobada
,  que puedes preparar tu mismo para introducirte en este fascinante mundo natural.

 
Gripe (tisana muy efectiva para aliviar los síntomas)
 
Ingredientes: El zumo de dos naranjas, 1 cucharada de hojas de tomillo, 3 clavillos de especia, 1 rodaja de bulbo de jengibre, miel de eucalipto.
Mezclar el zumo de naranja con el tomillo, los clavillos, el jengibre y la miel. Pon en el microondas y cuece 2 minutos a potencia máxima. Cuela y tómala bien caliente. Hay que beber tres tazas al día, la última antes de acostarse.


Sinusitis, resfriados y bronquitis
Machaca un diente de ajo, mézclalo con una cucharada de miel y el zumo de medio
Ginkgo Biloba
limón
. Añádele un vaso de agua hirviendo. Deja en infusión durante 5 minutos, cuela y tómala. Debes beberla tres veces al día.
También hay que tomar infusión de Saúco (comprar en herbolario) Se ponen 4 gr. de flores secas de saúco en una taza de agua hirviendo y se deja en infusión 10 minutos. Se toma una taza en ayunas y otra antes de acostarse.


Estrés

Toma cada mañana en ayunas una infusión de: tila, menta, valeriana, naranjo y manzanilla. Pide en la herboristería que te preparen estas hierbas a partes iguales y haz una infusión con una cucharada de las mismas en una taza de agua hirviendo. Deja en infusión durante 5 minutos, cuela y tómala.


Retención de líquidos

Toma cada mañana en ayunas una infusión de: 1 cucharada de hojas de Abedul (en herbolarios) Añádele un vaso de agua hirviendo. Deja en infusión durante 5 minutos, cuela y tómala.  Igualmente puedes alternar esta infusión con la de “Cola de caballo” (Equisetum arvense) otro excelente diurético.


Encías

El lentisco (Pistacia lentiscus) es un buen remedio para reducir la inflamación de las encías y su sangrado reforzándolas y sanándolas.
Hierve una cucharada sopera de hojas (herbolario) en una taza de agua durante 1 minuto. Reposa durante 10 minutos, cuela y haz gárgaras tres veces al día. Siempre después de haberte lavado los dientes.

Hígado

Pide al herbolario que te prepare esta mezcla: 20 gr. de cada una de estas plantas: Retama negra, raíz de bardana, raíz de diente de león, pelosilla, verbena.
Añade 2 cucharadas soperas de la mezcla a ½ l. de agua mineral y deja macerar por espacio de 2 horas. Pasado este tiempo, Lleva la maceración a ebullición, apaga el fuego y reposa 15 minutos.
Toma una taza después de las principales comidas. Los efectos son casi inmediatos. Esta tisana es depurativa y diurética, muy eficaz en inflamaciones y trastornos del hígado.

La Fitoterapia actualmente se apoya no solo en la sabiduría ancestral también en los descubrimientos de la medicina moderna. Su gran popularidad ha llevado a los científicos a emprender nuevas búsquedas en este campo. La OMS ha creado organismos que recogen los usos de las plantas medicinales, regulándolas y validándolas mediante estudios rigurosos para comprender mejor sus mecanismos de curación.

jueves, 21 de julio de 2016

Sonreír es la clave


Sonreír es la clave
Consejos infalibles para mejorar tus relaciones sociales en el trabajo
 

Las relaciones de cualquier tipo requieren una gran habilidad social y a veces uno no sabe bien cómo encarar el día a día con jefes y compañeros. Sonreír es una de las claves que te aseguro te ayudarán a mejorar tus relaciones en el trabajo y en la vida, pero no es la única.

En el trabajo nos encontramos a menudo con un ambiente anodino, en el que cada cual va un poco a lo suyo y donde se forman pequeños grupos que no interactúan entre sí. La cordialidad no es siempre la moneda de cambio y prevalecen: la competición, la envidia, el favoritismo y muchas otras fuentes de conflicto que llegan a crear mucho malestar. Si no ves reflejado aquí tu lugar de trabajo, no hay duda de que estás de suerte, aunque no por ello debes dejar de potenciar tus habilidades sociales.


Para equilibrar nuestras relaciones ya sea en familia, amigos o en el lugar de trabajo, necesitamos contar con una impecable habilidad social que nos permita una evolución armónica y una integración sea cual sea el entorno en el que nos movamos.
 
Sonríe siempre
 

Cuando te cruces con tus compañeros o cuando entres al trabajo, no olvides sonreír y dar los buenos días. Deja tu malhumor (si lo tienes) en la puerta de entrada. Si aportas negatividad la recibirás de vuelta y caerás en un bucle de tensión del que difícilmente vas a poder salir. Por el contrario, algo tan sencillo cómo sonreír, hará que te consideren una persona educada y creará a tu alrededor un halo de positivismo que sin duda te favorecerá en tus relaciones con compañeros y jefes.
 

Controla tus emociones
 

En el día a día laboral vas a encontrarte con decisiones que otros van a tomar y que no siempre te gustarán, opiniones que pueden ir en contra de tus valores, observaciones humillantes por parte de un superior…….. Tómate unos instantes para respirar profundamente y relájate, dale tiempo a tu organismo para calmarse y objetivar lo sucedido. Ni te subas por las paredes, ni te muestres acongojado. Si estás fuera de control, sal a respirar un poco de aire (aunque sea en el W.C). Retarda todo lo posible tu reacción, procura ser objetivo y sobre todo, evita la tendencia del cerebro a juzgar demasiado rápido.
 
Evita las peleas
 

El trabajo es un poco como el colegio ¿Lo recuerdas? Te encuentras con personas de edades, carácter e intereses muy diversos y vas a tener que hacer concesiones, colaborar con compañeros que no te acaban de caer bien, aceptar órdenes que no te gustan y hacer acopio de toda tu inteligencia emocional para evitar problemas. Debes aprender a tolerar a quien no es como tú. No dejes que la situación te desborde, procura darle la vuelta pero no te dejes avasallar. Si tienes que llamar al orden a un compañero, hazlo con tranquilidad y no olvides sonreír. No hay mejor arma para alejar la agresividad y evitar los conflictos. Compruébalo.
 

Aprende a escuchar
 

Si quieres formar un buen equipo con tus colegas, debes aprender a escuchar lo que tienen que decir. Por naturaleza tendemos a hablar más de nosotros mismos y de nuestras circunstancias que a escuchar a lo que nos rodean. No les cortes la palabra ni te muestres impaciente y deja que se expresen libremente. Escuchar sin interrumpir, te permitirá comprender mejor lo que la otra persona te explica lo que siempre será una ventaja. Cuando te tomas tu tiempo para entender lo que el otro expone, siempre darás una respuesta inteligente y eso hará que te valore positivamente.
 
Se amable
 

No caigas en la adulación o te van a considerar hipócrita y chaquetero, pero procura tener palabras amables para tus compañeros cuando observes un cambio en su look, en sus aptitudes... La amabilidad es siempre bien recibida, implica cercanía y es junto con la sonrisa el mejor bálsamo para relajar tensiones y crear una atmósfera distendida en cualquier relación social.

No veas el trabajo como una zona de guerra. Muéstrate positivo y acogedor. Sonríe en todo momento. Da el primer paso para crear una mejor relación con tus compañeros y jefes. Tendrás más aliados que enemigos convirtiéndote  en el motor positivo de comunicación en la empresa y eso siempre generará beneficios para ti. 


lunes, 30 de mayo de 2016

Los mejores consejos para superar una ruptura amorosa




Superar una ruptura amorosa
Por lo menos una vez en la vida todo el mundo sufre una ruptura amorosa. Aprende como superarla y pasa página 

Cuando no has visto venir la situación, piensas que todo marcha o por lo menos que se mantiene dentro de unos parámetros aceptables y tu pareja te dice “adiós muy buenas” lo primero que te invade es una sensación de perplejidad del tipo “esto no me puede pasar a mi” lo que implica tácitamente “con todo lo que he aportado a la relación y lo que he aguantado” craso error del que de momento no eres consciente. Luego vienen los sentimientos: tristeza, angustia, culpabilidad y por último la RABIA, así con mayúsculas.

No escondas tus emociones, déjalas salir a flote para que puedas luego controlarlas y superarlas. Nada de volcarte compulsivamente en el trabajo para tratar de “no pensar” Has de hacerlo para poder encontrar el equilibrio. Necesitas tiempo a solas. Los primeros tiempos de la ruptura son difíciles y la falta del otro se te hará a veces insoportable. Puedes tener la impresión de que no vas a ser capaz de llevar tu vida adelante sin la otra persona en ella, para a continuación lanzarte a espiar sus cuentas en las redes sociales e incluso mandarle mensajes. No lo hagas.

No te voy a hablar de dignidad. Cuando se está (o se cree estar) enamorado, la dignidad se diluye como un azucarillo en el café. Pero si quieres superar la ruptura tienes que aprender que debes pasar un largo tiempo sin saber nada de la otra persona (esto se complica si hay hijos de por medio) pero debes mantenerte lo más lejos posible. Busca siempre un tiempo en el que estés sin ver a tu ex. Necesitas desintoxicarte de una relación que si ha fallado, ha sido un poco por las dos partes y sobre todo por la falta de diálogo emocional y de amor.

Lo primero tras la ruptura es meter en una caja todos los recuerdos y objetos personales que tu ex ha decidido no llevarse a su nueva vida. Renueva todo aquello que compartías (sábanas, toallas, albornoces) y si te es posible, cambia el color de las paredes e incluso los muebles de sitio. Todo lo que haga que parezca que has cambiado de casa será perfecto para ayudarte a renovar tu pensamiento y a sanarte.

No importa si te gusta o no escribir, llevar un diario durante el período de duelo es la mejor terapia. Cuando escribes todo lo que te angustia, una gran parte de tu dolor queda atrapado en el papel. Cada vez que te sientas tentado a contactar con tu ex, siéntate y escribe en tu diario. Poco a poco irás tomando perspectiva y podrás controlar mejor tus emociones.

Los errores más comunes que debes evitar tras la ruptura

Destruir todos sus regalos en un ataque de rabia. Guárdalos hasta haber superado el duelo y solo entonces decide qué hacer con ellos. Tampoco tires a la basura sus cosas (a pesar de que a lo mejor lo merece) empaquétalas y dile que pase a recogerlas a casa de algún amigo en común.

• Lanzarte sobre las redes sociales a espiar a tu ex. No hagas eso. No servirá más que para aumentar tu dolor, sobretodo y si tal como sospechabas, en tu ruptura ha habido “terceras personas”. Deja de seguirlo y empieza a pasar página.

• Salir y lanzarte en brazos de la primera persona que te encuentres. Recuerda que la noche confunde y lo de que “la mancha de una mora con otra verde se quita” estará bien para la mancha, pero no para ti.

• Ver películas sentimentales, leer novelas románticas o escuchar canciones de desamor. Por favor, no hurgues en la herida innecesariamente. Ahora más que nunca necesitas reírte y desconectar en tus ratos de ocio.

• Hacer ver que estás bien cuando no lo estás. A fuerza de esconder tus sentimientos no harás más que aumentar tu angustia. Desahógate, pero no siempre con tus amigos o los alejarás. Aquí vuelve a ser necesario el llevar un diario en el que puedas despacharte a gusto. Un amigo leal y silencioso que nunca repetirá lo que le digas en tus momentos bajos.

• Emparejarte rápidamente es uno de los peores errores que puedes cometer tras la ruptura. Necesitas tiempo para aprender a vivir en soledad y disfrutarla.

Si te han dejado hace poco, seguro que con algo de tiempo vas a relativizar el dolor que la ruptura te ha causado y si no lo consigues por ti mismo, no dudes en pedir ayuda a un profesional que te haga ver las cosas en su justa medida y te proporcione unas pautas que te ayuden a salir del pozo en el que ahora te encuentras. Disfruta de tu soltería y de ti mismo para poder renacer y encontrar un nuevo amor. ¿El definitivo?